CIUDAD (IN)SOSTENIBLE

Concurso Mextropoli N.22

Finalista, Segundo Lugar.

1/7

La convocatoria, expuesta como contradicción, se nos presenta como oportunidad. Esta paradoja sobre el problema de la (in)sostenibilidad no es difícil de hallar en nuestra ciudad; donde los proyectos que apuntan a una ciudad mejor para todxs se han hecho de forma fragmentada, logrando así solo parchar los problemas en lugar de (re)plantear el modelo de ciudad y elegir un rumbo para su crecimiento. Hoy nos enfrentamos a una ciudad formada al ritmo impuesto por la voracidad del mercado, donde lideran los permisos negociados entre constructoras, inmobiliarias y gobiernos; una urbe convertida en un “casino inmobiliario”1 sin regulación posible que ampare su adecuado desarrollo. 

Las grúas, símbolos que en un inicio representaron crecimiento y progreso como manifestaciones de poder y modernidad, se exponen hoy como figuras amenazantes, anuncios de la catástrofe urbana, de la depredación del espacio y la calidad de vida;

obeliscos contemporáneos que son augurio de un crecimiento desproporcionado en el que no cabemos todos: no por falta de espacio sino por sentido y propósito. Este accionar, más impuesto que consensuado, ha explotado la ciudad propiciando la invasión del territorio sin respeto alguno por los suelos de conservación, las áreas verdes y el espacio público.

Este pabellón aporta a la reflexión, a la conciencia y sobre todo, a la forma de hacer arquitectura. Cuestiona la realidad de un aparente modelo de ciudad donde construir y destruir no parecen una contradicción, sino parte de una práctica que rige nuestro entorno y advierte de un simulacro urbano donde sólo hay espacio para el consumo y el agotamiento de los recursos. Al final, la propuesta deja abiertas más preguntas que promuevan la reflexión y espera que  las respuestas sean de la ciudad y su gente.

/2020