Todos los proyectos y textos aquí expuestos fueron realizados en colaboración directa (y algunos indirecta) con diferentes personas. Reconocerlo me parece importante porque creo firmemente que la arquitectura es siempre un trabajo en equipo, y como lo dice de forma insuperable el famoso dicho Zapatista: “Todos los errores son individuales, y los aciertos colectivos”.